Una mañana de lunes más en la oficina y estoy escuchando “She Said She Said” del Revolver de The Beatles. Sé que es mucho decir pero es probable que sea mi canción favorita de los cuatro de Liverpool. Ha saltado en la reproducción aleatoria, como tantas otras veces que el reproductor se ha empeñado en recordarme alguna canción que merece la pena. Según la aplicación la he escuchado cincuenta y un veces en el último año. Es el recuerdo de haber conocido esta canción justo hace un año el que me ha motivado a escribir esta entrada (con la que estreno mi nueva página web).

Hace un año comencé a profundizar en la discografía de The Beatles y ello me llevó a publicar algo en mi otro blog. Escuchar “She Said She Said” me ha hecho recordar que en aquel momento afrontaba grandes cambios en mi vida: esta semana se cumple el primer aniversario del día que abandoné definitivamente el hogar familiar para deambular entre pisos de alquiler destinados a estudiantes (de momento llevo dos distintos aunque espero poder quedarme largo tiempo en el actual). Cuando se produjo el cambio venía de superar una época oscura de mi vida y afrontaba con ilusión la nueva etapa que se presentaba ante mí. En aquellos meses entre Febrero y Abril me enfrenté a muchas cosas nuevas y en un día como el de hoy parece que aquello ocurrió hace décadas. A veces tengo la sensación de que cuando superas una mala racha solo aprovechas un descanso antes de caer de nuevo. Suena demasiado pesimista pero escuchar esta canción y recordar aquellos tiempos (¡que solo fue hace un año!) me anima a empezar de nuevo, a buscar nuevos desafíos. Después de todo, antes de mudarme venía de una situación mucho más complicada que la actual. Ya veis que soy capaz de pasar del pesimismo al optimismo sin siquiera cambiar de párrafo.

La siguiente canción que ha sonado es “Across the Universe”, cuyo estribillo “Nothing’s gonna change my world” parece reírse del título que he elegido para dar nombre a esta entrada. Pero no, no tiene nada que ver con eso. Los cuatro de Liverpool otra vez. Con todo lo que me ha pasado en el último año y resulta que mis dos últimos posts los tienen a ellos como protagonistas. Supongo que alguna gente siempre sabe cuándo llegar a una fiesta y, se los espere o no, aparecen en el mejor momento. ¿Un descanso entre caída y caída? Quizás una caída entre descanso y descanso. Lo más importante siempre ha sido caer en la dirección correcta.

I said “Even though you know what you know
I know that I’m ready to leave
Cause you’re making me feel like I’ve never been born.”