Página 4 de 4

Mis 10 goles favoritos

Hoy traigo una lista de mis diez goles favoritos. Algunos no son muy originales (no voy a dejar fuera a Messi de una lista de este tipo) y los hay que no son especialmente bonitos o importantes. Es, en definitiva, una lista hecha a mí manera.

10 Diego Costa: Getafe – Atlético de Madrid (2014)

No es ningún secreto: Diego Costa es mi debilidad. Si tuviera que ir a una guerra me aseguraría de tener a un Diego Costa siempre cerca. Su mala fama y su legión de haters seguramente han influido en su inclusión en esta lista, porque si no defiendo yo a Diego Costa, ¿quién lo va a hacer? Este gol contra el Getafe no entrará jamás en las listas de mejores goles pero para mí resume a la perfección el espíritu del hispanobrasileño. En una de las últimas jornadas de liga y con el Real Madrid y el Barcelona pisando los talones de un Atlético líder, Diego Costa se juega la pierna por anotar el gol que certifica el triunfo en un partido clave. A la postre la lesión no fue tan grave como había parecido en un primer momento y el Atlético de Madrid conquistó su décima liga. La liga del Atlético más macarra y combativo, la liga de Diego Costa.

9 Diego Armando Maradona: Instituto – Boca Juniors (1981)

Pocos placeres ofrece el universo a la altura de ver a Maradona hacer una vaselina (Maradona en general entraría en toda lista de motivos por los que merece la pena vivir). La elegancia con la que el argentino acaricia la pelota y su estilizado trote lo mantienen como mi futbolista favorito aún en estos tiempos locos en los que un extraterrestre disfrazado de rosarino ocupa el trono del Diego. Entre el inmenso catálogo de vaselinas podría escoger las más famosas en el Nápoles o la que anotó con el Barça ante el Estrella Roja, no obstante mi favorita es una que realiza frente a Instituto en el legendario Campeonato Metropolitano de 1981. En esta acción Diego resuelve con un control que orienta la pelota para después depositar el balón en la red con una elipsis exageradamente alta. Un detalle para la galería de un futbolista que se dedicó a transformar el deporte en arte.

8 Antonio Cassano: Bari – Inter de Milan (1999)

Ah Talentino, de la estirpe de futbolistas malditos que definió Enric González. La carrera hacia el estrellato de Antonio Cassano dio comienzo con un legendario tanto ante una de las mejores plantillas que recuerda el fútbol italiano. Antonio tenía 17 años cuando un recién ascendido Bari defendía su orgullo sureño frente al poderoso Inter de Milán de Ronaldo Nazario y Roberto Baggio. Con empate en el marcador y llegando ya a la conclusión del tiempo reglamentario, el imberbe Cassano realiza un espectacular control con la espuela para dar comienzo a una memorable carrera en la que dejará sentados a Christian Panucci y Laurent Blanc, dos de los mejores defensores del mundo. Había nacido un poeta con alma de payaso.

7 Wayne Rooney: Manchester United – Manchester City (2011)

Wayne Rooney es un tipo duro, de esos ingleses que cada vez cuesta más encontrar sobre un terreno de juego. Para la temporada 2011 se presentó en el derby de Manchester dispuesto a mantener la implacable hegemonía del United. Con la llegada de los petrodólares el Manchester City confeccionó una de las plantillas más potentes de Europa y su asalto a la Premier League parecía inevitable. Con los dos equipos de Manchester disputándose el liderato tuvo que ser el pelirrojo de Liverpool quién decantara la balanza a favor de los Red Devils con una espectacular chilena que rompía el empate. Old Trafford estayó de júbilo y la liga se la llevó el United porque así lo quiso Wayne.

6 Zlatan Ibrahimovic: Suecia – Inglaterra (2012)

Bueno, ya saben qué gol es este. Es una locura insana, solo al alcance de un genio como Ibrahimovic. Un gigante con la coordinación y la agilidad de una bailarina de ballet. No creo que volvamos a ver nada igual.

5 Leo Messi: Barcelona – Bayern de Munich (2015)

Para describir la jugada de Cassano utilicé la expresión «dejar sentados» como metáfora de futbolistas quebrados ante un regate. En este caso particular no tiene nada de metáfora y es una expresión que se cumple de forma literal. Para mí, fiel admirador de Maradona, el preciso instante en el que Leo Messi deja al pobre Boateng despatarrado antes de definir con delicadeza frente a Neuer es el momento en que el rosarino cerró el debate sobre quién es el mejor futbolista de la historia. Nostalgia de presente, algún día no tendremos a Leo sino en vídeos.

4 Roberto Baggio: Juventus – Brecia (2001)

Seguro que conocen este gol, ha alcanzado la categoría de leyenda. Roberto Baggio, el cazador, es el mayor talento de la historia del fútbol italiano (que me perdonen todos esos grandes nombres, Roberto come aparte) y regaló destellos de magia hasta el último de sus partidos. Con treinta y cuatro años, dando sus últimos coletazos en el Brescia protagonizó una acción memorable en un duelo ante la Juventus. Un balón largo de Pirlo pilla de espaldas a Baggio que recibe con un control orientado que deja en el suelo a Van der Sar. Si han visto un control más preciso y decisivo avísenme, porque yo no lo conozco.

3 Samuel Eto’o: Barcelona – Real Madrid (2004)

Samuel corrió como un negro para vivir como un blanco. Nunca he visto mayor hambre de gloria sobre un campo de fútbol que en aquella carrera de Eto’o en el Camp Nou. La ambición desbordaba el televisor e impregnaba a todos los que mirábamos sin parpadear. Pocos meses después de ser rechazado por el Real Madrid el camerunés cambiaba su destino y el de todo un club.

2 Leo Messi: Barcelona – Arsenal (2011)

Solo un genio del calibre de Messi puede anotar un gol como este. Una gran jugada de Cesc deja a Leo solo frente a Almunia con un tiempo de reacción mínimo. En semejante situación lo normal sería tirar a puerta buscando algún hueco que el portero no pueda cubrir. Pero con Messi los conceptos que entran dentro de la palabra «normal» quedan completamente distorsionados. Tras un primer toque para el control decide acariciar con suavidad el balón desde abajo para hacer un sombrero a Almunia, que se pasa de frenada ante la inesperada genialidad del argentino. Al extraordinario gesto técnico añade una imposible velocidad de reacción e imaginación.

1 Ronaldinho Gaúcho: Chelsea – Barcelona (2005)

Mi gol favorito. Si Ronaldinho era pura magia, ningún gol mejor que éste para hacerle justicia. Cuando el brasieleño era el rey del fútbol mundial gustaba de ofrecer su mejor versión en los grandes escenarios. Esta vez tras un arollador comienzo del Chelsea, que se puso 3-0 en apenas media hora (debían remontar un 2-1 del partido de ida), Ronaldinho anotó dos goles para voltear una vez más la eliminatoria. El segundo es este fantástico disparo, duro y seco sin tomar carrerilla. El balón se cuela entre todos los defensas y pilla por sorpresa a Petr Cech, que no puede ver el balón entre tantas piernas. La clave sin embargo está en los amagos previos al disparo. Ronaldinho bailando samba mientras Carvalho se queda paralizado, intentando reaccionar mediante espasmos para tapar el hueco de un posible tiro (o pase, imposible de prevenir). ¿Será por la izquierda o por la derecha? Las piernas del portugués se arquean dejándolo en un apostura ridícula que inmortalizará un baile que jamás será olvidado.

 

Purgatorio

Virgilio y yo seguimos escalando esa gran montaña que llaman purgatorio. Él no deja de mirar la hora en el reloj de bolsillo que guarda en un pliegue de su túnica. Este lugar le resulta extraño, como todos a excepción del infierno, dónde ha sido designado a permanecer a perpetuidad. Mirar el reloj es su forma de disimular, está tan perdido como yo. Su nerviosa presencia me reconforta, siempre es un alivio no sentirse el único fuera de lugar.

¿Qué es el purgatorio? Un espacio destinado a aquellos arrepentidos que necesitan sanar sus pecados antes de entrar en el paraíso. Es extraño porque esta vez yo no me arrepentido de nada. Quizás si me han permitido estar aquí es porque lo que he hecho no es tan grave. O quizás solo esté de visita como lo estuvo Dante. Espera un momento, Dante llegó aquí huyendo de unas fieras. Eso me cuadra más. Ni un condenado arrepentido ni un visitante. Solo alguien que huye, como tantas otras veces. Pero esta vez es distinto, no me preocupa nada de lo que he dejado atrás, el pasado ha dejado de ser un lastre. Ahora temo quedarme quieto y dejar de avanzar. Una huida sin perseguidores, una huida hacia delante.

Virgilio dice que se hace tarde pero a mí me parece que ese reloj que revisa continuamente tiene las agujas paradas. No dejo de pensar en aquello que decía Tom Petty de que aunque lo pongan frente a las puertas del infierno él no retrocederá. I Won’t Back Down. No me importa si es el infierno o el purgatorio. La montaña es larga y seguiré subiendo.

100 canciones de Bob Dylan

He decidido recopilar una lista con mis cien temas favoritos de Bob Dylan. Me he permitido incluir algunos comentarios que he considerado oportunos. No están todas las que son pero son todas las que están.

*Las canciones se presentan en orden púramente alfabético

  1. A Hard Rain’s A-Gonna Fall – Canción que interpretó Patti Smith en la ceremonia del Premio Nobel
  2. Abandoned Love – Existe una copia pirata de un directo en el local «The Other End» del Village que es una delicia
  3. Absolutely Sweet Marie
  4. All Along the Watchtower
  5. All I Really Want to Do
  6. Ballad in Plain D
  7. Billy 1
  8. Blowin’ In the Wind
  9. Bob Dylan’s Dream
  10. Buckets of Rain
  11. Changing of the Guards
  12. Chimes of Freedom – Me gusta especialmente el directo en el Newport Folk Festival de 1964
  13. Desolation Row
  14. Dignity
  15. Don’t Think Twice, It’s All Right
  16. Drifter’s Escape
  17. Eternal Circle
  18. Every Grain of Sand
  19. Farewell
  20. Forever Young (Fast Version) – Voy con la Fast Version a muerte
  21. Fourth Time Around
  22. Gates of Eden
  23. Girl from the North Country – Magistral la versión a dúo con Johnny Cash
  24. Goin’ to Acapulco
  25. Highway 61 Revisited
  26. Hurricane
  27. I Believe in You
  28. I Don’t Believe You (She Acts Like We Never Have Met)
  29. I Dreamed I Saw St. Augustine
  30. I Shall Be Released
  31. I Threw It All Away
  32. I Want You
  33. Idiot Wind
  34. If Not for You
  35. If You See Her, Say Hello
  36. I’ll Keep It with Mine
  37. I’m Not There
  38. Isis
  39. It Ain’t Me Babe
  40. It Takes a Lot to Laugh, It Takes a Train to Cry
  41. It’s All over Now, Baby Blue
  42. It’s Alright, Ma (I’m Only Bleeding)
  43. Just Like a Woman
  44. Just Like Tom Thumb’s Blues
  45. Knockin’ On Heaven’s Door
  46. Lay Down Your Weary Tune
  47. Let Me Die In My Footsteps – Dylan explica en su autobiografía que ésta es su primera composición original
  48. Like a Rolling Stone
  49. Lily, Rosemary and the Jack of Hearts
  50. Love Minus Zero/No Limit
  51. Mama, You Been on My Mind
  52. Masters of War
  53. Most Likely You Go Your Way (And I’ll Go Mine)
  54. Most of the Times
  55. Mr. Tambourine Man
  56. My Back Pages
  57. New Morning
  58. Not Dark Yet
  59. Oh Sister
  60. One More Night
  61. One of Us Must Know (Sooner or Later)
  62. One Too Many Mornings
  63. Only a Pawn in Their Game
  64. Positively 4th Street
  65. Precious Angel
  66. Pressing On
  67. Queen Jane Approximately
  68. Rainy Day Women #12 & 35
  69. Rambling, Gambling Willie
  70. Restless Farewell
  71. Sad-Eyed Lady of the Lowlands
  72. Sara
  73. Series of Dreams
  74. She Belongs to Me
  75. Shelter from the Storm – Me gusta una grabación de estudio pirata que solo ha visto la luz porque la utilizan en los créditos finales de la película «Jerry Maguire»
  76. SimpleTwist Of Fate
  77. Song to Woody
  78. Spanish Harlem Incident
  79. Stuck Inside of Mobile with the Memphis Blues Again
  80. Subterranean Homesick Blues
  81. Talkin’ New York
  82. Talkin’ World War III Blues
  83. Tangled up in Blue
  84. Temporary Like Achilles
  85. The Ballad of Frankie Lee and Judas Priest
  86. The Lonesome Death of Hattie Carroll
  87. The Man in Me
  88. The Times They Are A-Changin’
  89. To Be Alone with You
  90. Tomorrow Is a Long Time
  91. Tonight I’ll Be Staying Here with You
  92. Visions of Johanna
  93. Walkin’ Down the Line
  94. Walls of Red Wing – Me encanta una grabación en directo en el Town Hall en 1963 con una serie de comentarios antes de empezar a tocar
  95. When the Ship Comes In
  96. Where Are You Tonight? (Journey Through Dark Heat)
  97. With God on Our Side
  98. You Ain’t Goin’ Nowhere
  99. You’re a Big Girl Now
  100. You’re Gonna Make Me Lonesome When You Go

I’m know that I’m ready to leave

Una mañana de lunes más en la oficina y estoy escuchando «She Said She Said» del Revolver de The Beatles. Sé que es mucho decir pero es probable que sea mi canción favorita de los cuatro de Liverpool. Ha saltado en la reproducción aleatoria, como tantas otras veces que el reproductor se ha empeñado en recordarme alguna canción que merece la pena. Según la aplicación la he escuchado cincuenta y un veces en el último año. Es el recuerdo de haber conocido esta canción justo hace un año el que me ha motivado a escribir esta entrada (con la que estreno mi nueva página web).

Hace un año comencé a profundizar en la discografía de The Beatles y ello me llevó a publicar algo en mi otro blog. Escuchar «She Said She Said» me ha hecho recordar que en aquel momento afrontaba grandes cambios en mi vida: esta semana se cumple el primer aniversario del día que abandoné definitivamente el hogar familiar para deambular entre pisos de alquiler destinados a estudiantes (de momento llevo dos distintos aunque espero poder quedarme largo tiempo en el actual). Cuando se produjo el cambio venía de superar una época oscura de mi vida y afrontaba con ilusión la nueva etapa que se presentaba ante mí. En aquellos meses entre Febrero y Abril me enfrenté a muchas cosas nuevas y en un día como el de hoy parece que aquello ocurrió hace décadas. A veces tengo la sensación de que cuando superas una mala racha solo aprovechas un descanso antes de caer de nuevo. Suena demasiado pesimista pero escuchar esta canción y recordar aquellos tiempos (¡que solo fue hace un año!) me anima a empezar de nuevo, a buscar nuevos desafíos. Después de todo, antes de mudarme venía de una situación mucho más complicada que la actual. Ya veis que soy capaz de pasar del pesimismo al optimismo sin siquiera cambiar de párrafo.

La siguiente canción que ha sonado es «Across the Universe», cuyo estribillo «Nothing’s gonna change my world» parece reírse del título que he elegido para dar nombre a esta entrada. Pero no, no tiene nada que ver con eso. Los cuatro de Liverpool otra vez. Con todo lo que me ha pasado en el último año y resulta que mis dos últimos posts los tienen a ellos como protagonistas. Supongo que alguna gente siempre sabe cuándo llegar a una fiesta y, se los espere o no, aparecen en el mejor momento. ¿Un descanso entre caída y caída? Quizás una caída entre descanso y descanso. Lo más importante siempre ha sido caer en la dirección correcta.

I said «Even though you know what you know
I know that I’m ready to leave
Cause you’re making me feel like I’ve never been born.»

Recientes entradas »