Etiqueta: Rock

1. Days (The Kinks)

«La canción ha ido a más con el paso de los años. No le di muchas vueltas cuando la escribí, a veces con las canciones pasan estas cosas. Ha construido su propia mística con el tiempo y me ha abandonado: ahora pertenece al mundo».
-Ray Davies sobre Days-

Siempre he sentido que Ray Davies de alguna forma me conoce. Me pongo alguna canción suya y a los pocos segundos de escuchar su voz entonando alguna de sus sencillas baladas ya estoy pensando «joder, ese soy yo. Me está hablando a mí». No soy al único que le pasa, The Kinks tiene una legión de fans increíblemente fiel que no desperdician la más mínima ocasión de recordar lo importante que es la banda para ellos. Con regularidad reviso foros, webs y redes sociales en busca de información sobre alguna canción o un directo y siempre me encuentro con comentarios de fanáticos de todo el mundo que insisten en lo infravalorados que están los Kinks mientras repasan anécdotas sobre conciertos, discos de segunda mano y leyendas urbanas. Recuerdo con especial cariño a un usuario que se empeñó en resumirme su vida tomando como índice la cronología de álbums del grupo de Londres. No me sorprendió, de alguna forma ya estaba acostumbrado a ese tipo de comportamiento. Creo que el que mejor lo supo describir fue Paul Williams en la revista Rolling Stone en 1969: «Nunca tuve mucha suerte convirtiendo a la gente a los Kinks. Mi único deseo es que ya te hayas convertido. Si lo estás, hermano, te quiero. Tenemos que estar juntos en esto» .

Habría que valorar varios factores para explicar el éxito de The Kinks. La banda aterrizó en la escena británica con un sonido que mezclaba el music hall inglés con el Rhythm and blues americano que triunfaba en el Reino Unido con grupos como The rolling Stones. El éxito les llegó con el tema You Really Got Me que contaba con el riff más duro que el mundo había conocido. Esta pequeña revolución les permitió hacerse un hueco entre los grandes grupos británicos a los que imitaban con letras sencillas como las que copaban las listas de éxitos. Pero poco a poco Ray Davies impuso su personalidad y bajo su liderazgo el grupo se convirtió en el más estrafalario de la primera línea británica. Cada vez más de sus canciones se alejaban de la temática amorosa para dedicarse a reflejar costumbres de la vida cotidiana de la cultura inglesa: canciones sobre amas de casa, niños de papá o patatas asadas. Con la llegada de los discos conceptuales a finales de los sesenta llegarían incluso a dedicarle una especie de ópera rock a un instalador de alfombras con un hijo que se mudaba con su familia a Australia en busca de un porvenir mejor (Arthur (Or the Decline and Fall of the British Empire)). Pero eso fue ya en 1969, tras el que para muchos fue el mejor trabajo de la banda: The Kinks Are the Village Green Preservation Society.

En 1968 Ray Davies estaba preparando el lanzamiento de un álbum conceptual que homenajeaba la vida en las aldeas inglesas y, por extensión, la inocencia e idealización de los tiempos pasados. Era un disco cimentado sobre un sentimiento muy concreto que con el tiempo se convertiría en un signo distintivo de la banda: la nostalgia. El problema es que el proyecto llegaba precedido de un ola de pesimismo producida por las bajas ventas que los Kinks habían registrado en sus últimas grabaciones. La principal explicación de este fenómeno se debía a que tras una accidentada gira en 1965 (con peleas en el escenario y pasos por el calabozo incluidos) La Federación Americana de Músicos prohibió a The Kinks actuar en los Estados Unidos. En los años de la invasión británica con los Beatles y los Stones llenando sus cuentas bancarias de dólares esta decisión fue un palo para los hermanos Davies. Sin giras y con letras de orientación muy británica el ascenso de The Kinks en el mercado americano nunca terminó de despegar. Así pues, cuando el Single Wonder Boy tampoco se acercó a los puestos de cabeza de las listas inglesas Ray Davies decidió adelantar una canción de su nuevo álbum para que saliera como single. Así llegó al mundo Days, la canción más nostálgica del mundo.

Days es indiscutiblemente una de mis canciones favoritas, de esas que me tocan el corazón. Juega con mis sentimientos porque parte de una premisa genial: ante una dolorosa despedida no mirar con temor al mañana sino agradecer el pasado y alegrarse por poder llevar por siempre el recuerdo de haber conocido a una persona especial.  Si a esto sumamos la dulce y sincera voz de Davies tenemos un cóctel que podría ablandar hasta al tipo más duro. El sentimiento de gratitud es tan universal que a lo largo de los años he visto como muchos fans utilizaban la canción para recordar a diferentes seres queridos: amigos, parejas, padres, etc. Cabría preguntarse entonces en quién pensaba Ray Davies cuando compuso esa canción que se hizo tan importante entre sus seguidores. La historia no tiene desperdicio.

La familia Davies estaba formada por seis hermanas y dos hermanos, siendo estos últimos Dave y Ray, miembros fundadores de The Kinks. Alguna de las más famosas composiciones de Ray estaban inspiradas en su familia y para Days se inspiró en la despedida de su hermana Rosie, que dejó Inglaterra para mudarse a Australia con su marido (sí, la ópera de Arthur también está inspirada en este suceso). Davies contó a la revista Rolling Stone que cuando su hermana se disponía a decir adiós solo se le ocurrió responder “gracias por ser mi hermana”. La canción es por tanto un homenaje a la infancia que los hermanos compartieron. Para alguien como yo, que también tengo a mi hermana viviendo lejos, este hecho convierte la canción en algo mucho más importante. Me sirve para recordar el tiempo que compartí en mi primer hogar y extender así el agradecimiento a mis padres, mis abuelos y todos aquellos que construyeron un mundo que ya no volverá. El mundo que vivimos yo y mi hermana.

Tengo muchas cosas que agradecer en la vida y para empezar a saldar mi deuda he buscado una buena excusa recordar todos esos días (interminables y sagrados) que he pasado escuchando a los Kinks. Estoy seguro que aún tengo muchos por delante. Gracias Ray, te debo muchas pintas.

Bonus: Ray Davies se emocionó al tocar la canción en el festival de Glastonbury en 2010, poco después de la muerte de su amigo Pete Quaife (antiguo bajista de The Kinks):

100 canciones de Bob Dylan

He decidido recopilar una lista con mis cien temas favoritos de Bob Dylan. Me he permitido incluir algunos comentarios que he considerado oportunos. No están todas las que son pero son todas las que están.

*Las canciones se presentan en orden puramente alfabético

  1. A Hard Rain’s A-Gonna Fall – Canción que interpretó Patti Smith en la ceremonia del Premio Nobel
  2. Abandoned Love – Existe una copia pirata de un directo en el local «The Other End» del Village que es una delicia
  3. Absolutely Sweet Marie
  4. All Along the Watchtower
  5. All I Really Want to Do
  6. Ballad in Plain D
  7. Billy 1
  8. Blowin’ In the Wind
  9. Bob Dylan’s Dream
  10. Buckets of Rain
  11. Changing of the Guards
  12. Chimes of Freedom – Me gusta especialmente el directo en el Newport Folk Festival de 1964
  13. Desolation Row
  14. Dignity
  15. Don’t Think Twice, It’s All Right
  16. Drifter’s Escape
  17. Eternal Circle
  18. Every Grain of Sand
  19. Farewell
  20. Forever Young (Fast Version) – Voy con la Fast Version a muerte
  21. Fourth Time Around
  22. Gates of Eden
  23. Girl from the North Country – Magistral la versión a dúo con Johnny Cash
  24. Goin’ to Acapulco
  25. Highway 61 Revisited
  26. Hurricane
  27. I Believe in You
  28. I Don’t Believe You (She Acts Like We Never Have Met)
  29. I Dreamed I Saw St. Augustine
  30. I Shall Be Released
  31. I Threw It All Away
  32. I Want You
  33. Idiot Wind
  34. If Not for You
  35. If You See Her, Say Hello
  36. I’ll Keep It with Mine
  37. I’m Not There
  38. Isis
  39. It Ain’t Me Babe
  40. It Takes a Lot to Laugh, It Takes a Train to Cry
  41. It’s All over Now, Baby Blue
  42. It’s Alright, Ma (I’m Only Bleeding)
  43. Just Like a Woman
  44. Just Like Tom Thumb’s Blues
  45. Knockin’ On Heaven’s Door
  46. Lay Down Your Weary Tune
  47. Let Me Die In My Footsteps – Dylan explica en su autobiografía que ésta es su primera composición original
  48. Like a Rolling Stone
  49. Lily, Rosemary and the Jack of Hearts
  50. Love Minus Zero/No Limit
  51. Mama, You Been on My Mind
  52. Masters of War
  53. Most Likely You Go Your Way (And I’ll Go Mine)
  54. Most of the Times
  55. Mr. Tambourine Man
  56. My Back Pages
  57. New Morning
  58. Not Dark Yet
  59. Oh Sister
  60. One More Night
  61. One of Us Must Know (Sooner or Later)
  62. One Too Many Mornings
  63. Only a Pawn in Their Game
  64. Positively 4th Street
  65. Precious Angel
  66. Pressing On
  67. Queen Jane Approximately
  68. Rainy Day Women #12 & 35
  69. Rambling, Gambling Willie
  70. Restless Farewell
  71. Sad-Eyed Lady of the Lowlands
  72. Sara
  73. Series of Dreams
  74. She Belongs to Me
  75. Shelter from the Storm – Me gusta una grabación de estudio pirata que solo ha visto la luz porque la utilizan en los créditos finales de la película «Jerry Maguire»
  76. SimpleTwist Of Fate
  77. Song to Woody
  78. Spanish Harlem Incident
  79. Stuck Inside of Mobile with the Memphis Blues Again
  80. Subterranean Homesick Blues
  81. Talkin’ New York
  82. Talkin’ World War III Blues
  83. Tangled up in Blue
  84. Temporary Like Achilles
  85. The Ballad of Frankie Lee and Judas Priest
  86. The Lonesome Death of Hattie Carroll
  87. The Man in Me
  88. The Times They Are A-Changin’
  89. To Be Alone with You
  90. Tomorrow Is a Long Time
  91. Tonight I’ll Be Staying Here with You
  92. Visions of Johanna
  93. Walkin’ Down the Line
  94. Walls of Red Wing – Me encanta una grabación en directo en el Town Hall en 1963 con una serie de comentarios antes de empezar a tocar
  95. When the Ship Comes In
  96. Where Are You Tonight? (Journey Through Dark Heat)
  97. With God on Our Side
  98. You Ain’t Goin’ Nowhere
  99. You’re a Big Girl Now
  100. You’re Gonna Make Me Lonesome When You Go